• Daniel Sachi

Crecer sí, pero... ¿A qué costo?



A nadie se le ocurriría decirle a un empresario "no crezcas". Aún el consultor menos avezado sería muy prudente con esto, sin embargo, esto no solo se puede, sino que se debe decir cuando es el resultado de un análisis profundo. ¿Cuándo se tendría que afirmar esto entonces?

Bien, analicemos algunos puntos al menos, ya que el tema da para mucho.

  • Cuando el crecimiento nos obliga a un salto cuantitativo muy importante

Muchas veces, crecer implica no hacer un poco más sino dar un salto importante porque estamos en el techo de nuestra capacidad y necesitamos ir al piso de algo más grande.

Máquinas más costosas, ampliación de la planta, incorporación de más personal, cambios importantes en los procesos son solo algunos de los elementos con los que nos podemos encontrar como necesarios en estos casos.

¿Hay que hacerlo? Depende y hay que estudiarlo mucho, en especial, cuanto vamos a usar de esa nueva capacidad, que mercado tenemos, cuánto vamos a tardar en alcanzar un nuevo punto de equilibrio, en fin, mucho análisis.

¡Obligado!

  • Cuando crecer vulnera nuestros valores de empresa

Cuidado con esto. Negocios no del todo santos, necesidad de pagar peajes para conseguir algún proyecto o cliente, bajas en la calidad requerida sin anuencia del cliente para poder cerrar una venta, y otros.

Hay que recordar que nuestra gente está viéndonos todo el tiempo y fallar en los valores que tuvimos o declaramos genera en descreimiento importante hacia la empresa, que se traducirá en un “vale todo” peligroso.

¡Evitar!

  • Cuando el crecimiento implica cambiar gente por automatización

Si bien es cierto que esto puede ser un paso necesario, también tenemos que ver mucho el fondo y la forma.

Los despidos pueden ser necesarios en esta instancia pero estos nunca son inocuos, porque aun cumpliendo con todo lo que se espera de nosotros, los que quedan tendrán muy claro que son reemplazables, que no importa su pasión y su lealtad, ellos también pueden estar en la lista de los que se van, y todo decae, muchas veces al punto de no verse la mejora esperada por la automatización.

¡Cuidado extremo!

  • Cuando la diferencia entre las aptitudes presentes y las necesarias para el crecimiento es muy grande

Si el crecimiento implica mucha capacitación y reconversión de perfiles, hay que tomar esto con calma y trabajar el cambio en forma previa.

Adquirir conocimientos y reconvertir personas no es sencillo y el éxito o fracaso sigue dependiendo de las personas, las cuales podemos dañar o perder en el camino y no conseguir los resultados esperados.

¡Precaución!

Hay muchos más, y seguramente surgirán otros en la cabeza de cada uno de ustedes, por lo que sería fantástico que este texto dispare reflexiones, comentarios, y por sobre todas las cosas, cambios en las estrategias para que el crecimiento no sea solo una palabra o un ideal, y se transforme en un hecho.

Los invito a compartir y participar con sus opiniones que seguramente nos enriquecerán a todos.

#costo #crecimiento #saltocuantitativo #capacidad #ampliación #máquina #procesos #mercado #análisis #Valores #cliente #venta #automatización #despido #lealtad #pasión #aptitudes #cambio #Resultados #estrategia

Argentina     //  Tel: +54 11 4736 4367

Guatemala   //  Tel: +50 2 4014 2257

  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

E-mail          //   info@riskout-intl.com

Miembro

fundador de

© 2020 por ROI AGILE INTERNATIONAL - Todos los derechos reservados.